El Círculo de fuego, cap. II


Capítulo escrito por Javier Del Álamo, de El Inventario y El aprendiz de cine

Clic aquí si aún no has leído El Círculo de fuego I.

II

Diana todavía estaba sumergida en las entrañas de su inconsciente cuando repentinamente
un chorro de agua fría la devolvió a la fuerza al mundo real.

-¡Despierta! –gritó una voz desconocida y acto seguido el chorro de agua fría volvió a atacar de nuevo.

Se pasó la mano por la cara para secarse el agua, abrió los ojos y, para su sorpresa, se encontraba tumbada en una habitación completamente blanca y totalmente vacía, a excepción de dos chicos de su edad que la miraban fijamente. Uno de ellos tenía el cabello rubio y unos ojos azules y brillantes como el cielo, el otro era castaño y su pelo hacía juego con sus ojos, ambos iban vestidos completamente de blanco y casi podían camuflarse con las paredes de la habitación. Lo último que Diana recordaba era el crepitar de las llamas a su alrededor y caer al suelo inerte.

-¿Dónde estoy? –dijo la chica asustada.

Aquí las preguntas las hacemos nosotros. –Era el chico de los ojos azules y de improviso abrió la mano y, aunque parezca increíble, de ella brotó el mismo chorro de agua que la había mojado antes.

-Lenin, basta –habló por primera vez el joven de pelo castaño–. Por favor, sal, me gustaría hablar con ella a solas.

Entonces Lenin se acercó al otro joven y le susurró al oído algo que Diana no logró descifrar.

-Lo sé, estuve allí. –respondió.

-Lex, ¡ella no es la chica que conocíamos!

-Por favor…  –Y entonces Lenin le lanzó una mirada desafiante, se giró para mirar a Diana y se dirigió a la puerta, salió y cerró con un portazo. Lex ni se inmutó y se quedó allí de pie mirando al suelo. Al cabo de unos minutos el chico metió la mano en el bolsillo de su chaqueta y sacó una pitillera, también blanca, como no. Sacó un cigarrillo, se lo llevó a la boca y chasqueó los dedos. De ellos surgió una pequeña llama con la que se encendió el pitillo. Se acercó a la pared que había en frente del rincón donde estaba sentada Diana y se dejó caer para acabar sentado con la espalda apoyada sobre dicha pared.

Diana lo observaba atónita mientras él se fumaba el cigarrillo con completa tranquilidad. ¿De dónde habían surgido esos tíos? ¿Y qué diantres hacía ella allí? El miedo la paralizaba y durante unos minutos, chico y chica se quedaron mirándose el uno al otro sin dirigirse la palabra.

-Perdona a Lenin, está alterado. –Pegó una calada al cigarrillo y, antes de dejar escapar el humo de sus pulmones, volvió a hablar–. Ya sabes cómo son los seres de agua.

-¿Seres de agua?

-Vamos, Pandora, ya nos conocemos lo suficiente como para ahorrarnos los preliminares. –Diana no comprendía nada de lo que ese joven decía, se sentía completamente perdida en aquella conversación.

-Estáis para que os encierren, ¿lo sabías? –Hizo una pausa y continuó–. Tú y yo no nos conocemos de nada. Y, por cierto, me llamo Diana, no Pandora.

-Hacerte pasar por otra persona no te librará de lo que hiciste. Te recordaba más lista, Pandora, pero bueno, siempre fuiste una gran actriz. –Lex volvió a pegar una calada al cigarrillo.

-Como vuelvas a llamarme Pandora te tragas el cigarrillo. –Lex se quedó perplejo unos segundos. Finalmente apagó la colilla en el suelo, se levantó y salió de la habitación.

Unas horas más tarde alguien entró por la puerta. Tras ella aparecieron una mujer y un hombre, ambos vestidos de blanco, para variar.

-Hola preciosa, ¿Cómo estás? –dijo la mujer con una sonrisa maliciosa en los labios. Diana no respondió a su pregunta–. Mi nombre es Psycho y él es Vértebra, mi ayudante.

-Muy bien. –Diana los miraba intentando parecer indiferente–. ¿Eso de «Psycho» es porque también necesitas un Psiquiátrico?

-No, cariño. Me viene porque algunos piensan que soy un poco psicópata –dijo tranquilamente–. Y a él le llaman Vértebra porque es capaz de romper todas las vértebras de un cuerpo en medio segundo. Y ahora si no tienes más preguntas, vamos a comenzar.

-¿A comenzar? –Diana ya era incapaz de disimular su miedo.

-Me han contado que no quieres cooperar. Si tú no quieres decirnos lo que queremos saber, simplemente lo haremos a nuestra forma. –Acto seguido le guiño el ojo a su compañero y éste agarró a Diana por los brazos. Ella intentó resistirse pero le resultaba imposible–. Esto puede que te duela un poco. –Y Psycho, con una sonrisa, le puso la mano sobre la frente.

El dolor que Diana sintió en aquel momento es indescriptible. Lo único bueno es que en seguida perdió la consciencia.


¡Guau! ¡Veamos qué nuevo giro el da Alejandro Guerrero en el próximo capítulo!
Compártelo en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

  1. Me encanta como escribes, Javier

    Un beso guapo :)

    ResponderEliminar